ROYA AMARILLA WARRIOR – Cómo detectarla y tratarla

Detectar e identificar a tiempo una enfermedad es esencial para poder combatirla con garantías

Los cereales han pasado, con carácter general, un invierno razonablemente propicio, y con la subida de temperaturas de esta primavera ya se han activado, con un arranque vegetativo normalmente bastante vigoroso. Por tanto, si la pluviometría de la primavera nos acompaña, es muy posible que tengamos una campaña, cuanto menos, aceptable. No obstante, en los últimos años, uno de los principales problemas que nos han surgido es el referente a la introducción en España de la nueva raza de Roya Amarilla “Warrior”.

La importancia de controlar la Roya Amarilla de manera precoz

En esta campaña ya hemos podido observar los primeros ataques incipientes de esta enfermedad. Lo que hemos aprendido de las epidemias de esta raza de Roya Amarilla en los últimos años es que es muy agresiva, siendo muy efectiva su propagación en condiciones frescas y húmedas, justo las que en estos momentos tenemos. Si en el estado actual de desarrollo del cereal la enfermedad pasa inadvertida y las condiciones húmedas y frescas persisten a lo largo de la primavera, cuando la enfermedad esté generalizada en estados más adelantados (ya espigado el cereal) su control será mas difícil, costoso y menos eficaz.

En estas condiciones favorables para el desarrollo de nuestros cultivos es importante que seamos capaces de preservar el potencial productivo de nuestras parcelas, para lo que es critico una detección precoz de enfermedades y accidentes, y especialmente de los ataques de Roya Amarilla.

Cómo identificar la Roya Amarilla

En Navarra, ya en enero, se ha visto algún rodal de Roya Amarilla, y también en febrero se han podido ver algunas pústulas en ambas Castillas. En estos estados ya es relativamente fácil identificarla, dándose en forma de rodales que, desde lejos, tienen un aspecto amarillento y algo deprimido.

Observando detenidamente las plantas en inicio de encañado de estos rodales, las hojas basales amarillean y terminan por marchitarse. Al apreciar más de cerca esta hojas se puede ver que estas lesiones amarillentas de forma alargada, siguiendo la nervadura de la hoja, en un principio son estrechas y no presentan más que una decoloración por pérdida de clorofila. Según va avanzando la enfermedad desarrollan pústulas estrechas, alargadas y alineadas en hileras, como las que puedes observar en la fotografía.

Estos cuerpos fructíferos, llamados uredosoros, producen esporas que reinfectarán nuevas hojas una vez liberadas. Cuando este cuerpo fructífero madura, se rompe la epidermis foliar que lo recubre y libera gran cantidad de esporas (uredosporas), muy fáciles de observar, pues pasando la yema del dedo por encima de ellos nos deja una mancha como de polvo muy fino de color amarillo.

Si detecto roya en mi cultivo… ¿Qué hago?

Si nos encontramos en la situación descrita en el último párrafo del apartado anterior, en este momento sería suficiente con tratar esos rodales, puesto que con ello se conseguiría retrasar la explosión de la enfermedad, y por tanto el tratamiento generalizado.

En caso de que el ataque sea más general, encontrándonos rodales más afectados y hojas con pústulas emitiendo esporas por toda la parcela, lo que procedería es un tratamiento general en la misma.

Estos tratamientos tienen una persistencia de 2 a 3 semanas, con lo que si las condiciones climáticas son adecuadas, es posible que se haga necesario un segundo tratamiento, ya con el trigo espigado y en periodo de llenado del grano si se ve que, en ese periodo, la roya progresa y comienza a infectar a la hoja bandera, la anterior, e incluso a la espiga.

Los tratamientos posibles son variados, existiendo numerosos productos comerciales utilizables, desde un genérico Tebuconazole, hasta las diferentes preparaciones de Strobilurinas o mezclas de Strobilurinas + Triazoles. Nuestra experiencia es que estos últimos tratamientos, aunque algo más caros, son más efectivos y tienen una mayor persistencia, lo que normalmente nos permitirá acabar el ciclo con un solo tratamiento.

Es importante seguir las recomendaciones de aplicación de su proveedor autorizado de productos fitosanitarios y actuar rápido.

Si tienes cualquier duda al respecto, puedes ponerte en contacto con nosotros a través de este formulario:

¿Quieres recibir esta información de manera periódica?

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir esta información de manera periódica?

Suscríbete a nuestra newsletter

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios