HISTORIAS CON PASIÓN: SI QUIERES, PUEDES

Que nadie te diga "esto no lo vas a poder hacer". Tienes que creer en ti. Una historia de superación.

Beatriz Ranera trabaja en Limagrain Ibérica desempeñando tareas de Administración y Recepción.

Su historia no es una historia cualquiera, por eso hemos querido que la conozcáis.

Ejemplo de superación personal y lucha. 

Una historia con pasión

Beatriz nació con una lesión en la espalda que no fue diagnosticada hasta los 17 años, momento en el que comenzaron los dolores y el malestar. Tras varios años de pruebas y médicos, a los 30 años le aconsejaron que debía pasar por el quirófano. Había dos opciones posibles: pasar por una operación dura y delicada, o quedarse en una silla de ruedas el resto de su vida. Asumió el riesgo, y se decantó por la primera de las opciones.

¿Cómo fue el camino tras tomar una decisión tan importante?

Nos cuenta que de joven nunca le dio importancia a los estudios, siempre tuvo algún trabajo al alcance: hostelería, limpieza, … Por lo que, tras la operación, se encontró que ya no podía ejercer en esos ámbitos puesto que estaba incapacitada para pasar mucho tiempo en la misma postura, coger peso, etc.

“El paso por quirófano me dejó claro que tenía que ponerme a estudiar si quería labrarme algún tipo de futuro”, nos dice Beatriz, siempre con una sonrisa en la boca. Así que con 32 años se matriculó en 3º de la ESO en un Instituto de Enseñanza para adultos a distancia. “Tras cursar 3º y 4º de la ESO, decidí continuar mis estudios de Bachillerato. Aquello sí que fue duro… clases a distancia y después, la Selectividad”. Pero la historia no termina ahí, ya con 36 años decidió seguir formándose, esta vez cursando un Grado Superior, con compañeros casi 20 años más jóvenes.

Nos cuenta que “el primer año fue duro; el segundo, las cosas mejoraron, e incluso hice amistades que todavía mantengo hoy”. Dos años después comenzaba una nueva etapa, la búsqueda de trabajo, que tampoco iba a ser nada fácil porque “me encontraba con 38 años y sin experiencia alguna en el área administrativa”, afirma Beatriz.

¿Cómo fue la nueva entrada en el mundo laboral?

Como era de esperar, reincorporarse al mundo laboral, sin experiencia, y con casi 40 años, no iba a ser una tarea fácil. Beatriz nos relata una anécdota que le pasó la primera vez que fue a la oficina del INEM, donde presentó sus papeles y, cuando vieron sus datos, esta es la respuesta que obtuvo: “con tu edad y tu experiencia, no vas a encontrar trabajo en la vida”.

¿Cuál es tu reacción ante este tipo de obstáculos?

“La clave del éxito es creer en ti, constancia y disciplina. Poner pasión en lo que haces, pero sobre todo, creer en ti”. Con estas palabras nos resume Beatriz la clave para sobreponerse a los obstáculos que se ha ido encontrando a lo largo de los años. Vive con dolor crónico, pero nos dice que “aprendes a vivir con él”. Intenta tener la mente activa para poder olvidarse de las dificultades o, al menos, dejarlas aparcadas durante un rato.

¿Practicas algún tipo de deporte?

Preguntamos a Beatriz si puede realizar algún tipo de ejercicio físico, a lo que nos responde que, aun con cierto dolor y la espalda llena de hierros, se obliga a nadar a diario. Este ha sido otro relato de superación, porque aprendió a nadar a los 30 años, tras la operación. Hoy, se convertido en su pasión. “En el agua, no te duele nada”, dice sonriendo.

¿Qué ha significado Limagrain para ti?

Una gran oportunidad, ¡es mi primer trabajo en oficina!”, nos dice Bea, como la llaman sus compañeros. Cuenta que no se le olvidará nunca lo que le dijeron cuando vino a la entrevista: “¡transmites muchas ganas de trabajar!”. Y eso es, precisamente, lo que la caracteriza, sus ganas de aprender y de ayudar.

“Trabajar aquí me permite desarrollarme como persona y cada día es una oportunidad para aprender. En muchas empresas no apuestan por personas con una discapacidad, porque suena a “baja”, a problemas, …” – dice con el gesto un poco triste, y añade: “Mi experiencia con la gente que tiene algún tipo de discapacidad es buenísima, están siempre dispuestos a ayudar, son muy “grandes””.

¿Qué le dirías a personas que están pasando por una situación similar a la tuya?

Si quieres, puedes. Que nadie te diga “esto no lo vas a poder hacer”, tienes que creer en ti”. Beatriz nos cuenta que, por el camino, te vas encontrando con todo tipo de personas, pero te tienes que quedar con aquellas que confían en ti y creen que puedes conseguir lo que te propongas y, además, te ayudan a conseguirlo.

“El camino no es fácil, hay que renunciar a cosas, y es necesario tener personas alrededor que te apoyen incondicionalmente. Que la familia crea en ti es fundamental, es un apoyo necesario, especialmente en los momentos bajos, que también los hay, y muchos”.

Para terminar, le proponemos que pida un deseo…

… A lo que nos responde con algo que nos deja ensimismados: Me falta vida para poder hacer todo lo que quiero”. Insistimos para que nos diga uno, y entonces nos confiesa que le encantaría escribir un libro y contar lo que ella ha vivido, con el objetivo de ayudar a otras personas que se puedan encontrar en una situación parecida.

 

Gracias, Beatriz, por compartir con nosotros esta increíble historia de superación y pasión.

Con personas así, se hace más fácil venir a trabajar cada día.  

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 comentario

  • Roberto 27 junio, 2019

    Beatriz es una luchadora y un ejemplo de superación admirable!
    Bravo Beatriz eres un ejemplo a seguir para todos.