CÓMO “CULTIVAR” TU PASIÓN POR EL TRABAJO

Publicado: 10/12/2020

“Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida” – Confucio.

¿Cuántas veces hemos oído esta frase y pensado en la suerte que tienen aquellos que de verdad sienten pasión por su trabajo? ¿Te has dado cuenta de que, cuando disfrutas de lo que estás haciendo, se nota de inmediato y contagias a las personas de tu alrededor?

 

Aunque muchas veces lo atribuyamos a causas externas, cultivar la pasión por lo que hacemos y disfrutar de nuestro día a día (incluso de las pequeñas tareas) depende mucho más de nosotros de lo que a veces podemos creer. La verdad es que la actitud que mostramos en nuestro día a día va muy ligada a la pasión por lo que hacemos. ¿Te has dado cuenta cómo siempre es mucho más agradable y gratificante tratar con alguien con una buena actitud?

Antes de seguir, queremos compartir un pequeño vídeo que nos hace abrir los ojos y pensar en esta reflexión. Como dice Victor Küppers, todos transmitimos y captamos sensaciones que reflejan cuánto valemos como personas. La diferencia entre unos y otros radica siempre en la actitud, en nuestra manera de ser, y eso es lo que caracteriza el valor de una persona

Valor de la persona= (conocimientos + habilidad) x actitud

Si sabemos que la clave está en la actitud…¿cómo cultivamos nuestra pasión?

Lejos de lo que muchos creen, cultivar nuestra actitud y la pasión por nuestro trabajo no es algo que venga “caído del cielo”. También requiere de trabajo. Por eso, queremos compartir contigo una serie de consejos sobre cómo trabajar en ellos:

  • Conoce lo que te motiva: Pregúntate si hay una actividad que te motiva especialmente o que disfrutas al llevarla a cabo. El autoconocimiento es la base para comenzar a cultivar nuestra pasión. Solo así identificaremos aquello que nos gusta y en lo que somos buenos.
  • Visualiza tus metas y objetivos: Imaginar qué situación o situaciones nos provocan sensación de bienestar nos ayudarán a pasar a la acción. En este punto no debemos olvidar tener la mente abierta, analizar diferentes perspectivas y escenarios. Esto nos ayudará a mejorar la capacidad de resolución de problemas y la toma de decisiones, a ser más empáticos ya que hemos trabajado la inteligencia emocional y a contemplar las diferentes formas y situaciones que podrían darse.
  • Enfréntate a retos: Plantea nuevos retos y establece objetivos. Intenta salir de tu rutina. En este punto, aprenderás a desarrollar y mejorar estrategias que te ayuden a ir poco a poco hacia aquello que te hace feliz.
  • Confía en ti mismo: La frase “puedo conseguir todo lo que me proponga” debe estar siempre presente en tu cabeza. Implántala en pequeñas acciones o retos pero de manera constante. Esto te ayudará a ir viendo resultados poco a poco y aumentará tu confianza. Muchos de nuestros objetivos no se consiguen de la noche a la mañana y eso puede afectar a nuestra seguridad.
  • Disfruta de lo que haces: A veces, no solo se trata de llegar al destino o de cumplir nuestro objetivo. La esencia de la vida son los pequeños momentos que disfrutamos, es decir, tenemos que aprender a disfrutar también del camino.

¿Te animas a ponerlo en marcha?

¿Quieres recibir información de este tipo de manera periódica?

Suscríbete a nuestra newsletter

OTROS ARTÍCULOS DE INTERÉS

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios