Pasión… también por la ganadería

El valor del esfuerzo, la perseverancia, la superación y el sacrificio, también en la ganadería.

Hemos tenido el enorme privilegio de que Maria Fernanda De La Escalera (en Fuentes de Andalucía, Sevilla), una de las yeguadas con más premios, distinciones y méritos, tanto nacionales como internacionales, nos haya abierto sus puertas y haya compartido con nosotros un poco de su pasión.

Su historia de éxitos viene de atrás, si bien se ha visto corroborada en SICAB 2020, celebrado del 7 al 10 de octubre y del 13 al 18 del mismo mes, donde se ha proclamado como la ganadería criadora con más ejemplares finalistas de todo SICAB. Es, posiblemente, la ganadería que más reproductores ha vendido a lo largo de la historia, con ejemplares en más de 20 países, la que más premios ha cosechado en el Campeonato de España, y la primera que ha contado con un semental con denominación de “ÉLITE” otorgada por el ministerio de Agricultura.

Como seguramente muchos de vosotros sabréis, la agricultura y la ganadería no solo están relacionados por su agrupación sectorial, los que se dedican a ello comparten los mismos valores: esfuerzo, perseverancia, superación, sacrificio, … y pasión por lo que hacen.

Aquí os dejamos la entrevista que mantuvimos con Manuel de Novales de la Escalera

  • ¿Podrías hablarnos de vuestros orígenes? Somos conscientes de que La Yeguada ha estado siempre en manos de la misma familia, pero seguro que hubo ese “alguien especial” que abrió camino a lo que sois hoy, o que os dio esas “claves” para mejorar y ser únicos.

Efectivamente. En 300 años de historia ha habido momentos donde se han tenido que tomar decisiones importantes y, gracias a Dios, resultaron buenas para que la ganadería, a día de hoy, siga activa y siendo la punta de lanza del sector.

En este tiempo, obviamente, se han tenido que hacer muchas cosas bien, pero, sobre todo, de los últimos 50 años, yo resaltaría el papel que tuvo mi padre, no solo relanzando la ganadería a todos los niveles sino el sector en general.

Él fue el que modernizó la cría, abrió las puertas para que el caballo español entrara en disciplinas en las que antes era impensable, como la doma clásica. Al mismo tiempo, se empezó a ser más selectivo en cuanto a las herramientas que podía ofrecer un caballo para el deporte y eso ha abierto una ventana de mercado muy importante. También tomó una decisión trascendental en cuanto a la promoción del caballo español, ya que multiplicó la influencia que tenía la cría del caballo en el mundo.

Antiguamente, cuando él era presidente de ANCCE (Asociación Nacional de Criadores de Caballo de Raza Pura Española), el campeonato de España se celebraba en un conocido club privado de Sevilla llamado Pineda. El público que asistía y la repercusión que tenía este evento era similar al de un club social, ya que se enfocaba en fines estrictamente profesionales. Es ahí cuando mi padre trasladó el campeonato de España en el Palacio de Congresos y Disposiciones de Sevilla (FIBES) y recibe el nombre de Agrogan. Es a partir del año 91 cuando cambia de nombre y pasa a denominarse SICAB. Mi padre tenía en mente hacer algo mucho más popular. De hecho, la gente lo tachaba de “loco” por querer meter caballos en un Palacio de Congresos. El primer año que se celebró y debido a las dimensiones del espacio, tuvieron que rellenar huecos con diferentes empresas del gremio agroganadero ya que, hace 30 o 40 años, el número de ganaderos no llegaba a 200, por lo que había menos participantes (ahora son más de 2.000). Poco a poco, SICAB ha pasado a convertirse en el mayor escaparate que ha tenido y tiene el Caballo Español, pasando 250.000 personas en una semana. También tiene más de un millón de visualizaciones de las competiciones en Streaming. Es decir, ha conseguido una repercusión mundial brutal.

En resumen, afianzó la influencia del caballo español a nivel deportivo y abrió una ventana de promoción, a través de SICAB, que ha hecho que la cría se haya extendido y consolidado a nivel mundial, especialmente en Europa y América.

  • Para Semillas LG es de vital importancia la innovación y la genética a la hora de ofrecer las mejores variedades a nuestros clientes. ¿Cómo consideras que puede traducirse esto en vuestra Yeguada? ¿Piensas que los clientes de este sector valoran esto positivamente?

Empezamos por la última pregunta, por supuesto que los clientes valoran la genética y la innovación positivamente. De hecho, es vital. A nuestra ganadería le pasa como a Semillas LG, ambos somos referentes (cada uno en su sector) y para mantenerse ahí, hace falta una organización; una dedicación que pasa por la innovación, selección y y la oferta continua de un producto mejor a los clientes. La selección es fundamental, en nuestra ganadería, el éxito se inicia y radica en este punto. En tener un buen ojo clínico, investigar qué cruces, qué líneas, cómo se crían mejor, etc… Para que nuestros caballos y vuestras semillas lleguen de la mejor manera al cliente y siempre teniendo como denominador común la genética. Después, obviamente, hay más flecos y todo tiene que ir engranado, pero la base está ahí.

  • ¿Podrías recordar el mejor momento que has vivido en tu carrera profesional?

Uf, difícil…

La verdad es que, como ganadero, los concursos, y las competiciones del máximo nivel (como el Campeonato del Mundo) son difíciles de disfrutar con tanto sofocón, nerviosismo, tensión (se ríe). Son ferias y salones que son tremendamente exigentes, donde los competidores, a día de hoy, no tienen nada que ver con antaño.

Nosotros somos una ganadería que volcamos muchos recursos y esfuerzos en la cría y en ofrecer lo mejor a nuestros clientes, pero es cierto que, nuestros competidores, a la hora de salir a las pistas, no tienen, en muchos casos, las mismas premisas que tenemos nosotros.

Para nosotros es importante que la ganadería sea, como principio básico, rentable. Tenemos una visión como ganadería-empresa (entre otros principios, por supuesto) pero competimos contra ganaderías que tienen otros objetivos. Muchas veces, éstos (por los competidores) van a pérdidas, ya que destinan más esfuerzos o no les importa perder dinero, dado que vienen de otros sectores que les generan ese beneficio extra y no les importa la cría del caballo en sí como actividad principal.

Nosotros nos lo tomamos así e intentamos paliar ese déficit que pudiera haber con respecto a la inversión de otros ganaderos o concursantes (aunque vayan a pérdidas) poniendo todos los recursos que tenemos a nuestra disposición: tener los mejores profesionales presentando, las mejores instalaciones, herradores, veterinarios…pero manteniendo un equilibrio presupuestario.

Volviendo al hilo, y echando la vista atrás, el mejor momento es cuando un caballo se consagra como el mejor del mundo. En este caso, como sabréis, Panadera se ha convertido en la yegua más premiada de la historia y, que una de tus yeguas se proclame tetracampeona del mundo, es un momento inexplicable. Se te pasa por la cabeza todo el esfuerzo, sacrificio, perseverancia y te das cuenta como todo tiene su recompensa en momentos tan especiales como este.

  • ¿Puedes hablarnos de alguna circunstancia o anécdota “menos buena”, pero de la que obtuviste una gran lección?

Bueno, se aprende siempre de errores (lógicamente) y todos nos equivocamos. Claro que hay momentos menos buenos que te sirven como lección. Decisiones a nivel de la cría que al final no han salido bien, ya sea por el método, la forma, la elección del semental, la preparación de un caballo de cara a una competición… Pero obviamente, como en todo, hay que buscar el lado positivo y es que, efectivamente, te sirve como una lección firme que, además, como te ha dolido, probablemente, nunca vuelvas a caer en el mismo error.

  • Estamos seguros de que convertirse en la yeguada más premiada de España no es una casualidad. ¿Qué consideras clave para mantener esta posición y legado?

Al final, la clave para convertirse en la yeguada más premiada, es la constancia. Donde hay tanto de todo, seguir siendo el referente es gracias al esfuerzo, dedicación y hacer las cosas bien. Esto es algo que todo el mundo quiere hacer pero nosotros lo hemos logrando y es algo que tanto el mercado como la competición nos lo reconocen. Obviamente, también afecta el engranaje de otros muchos factores: el ojo del ganadero, la selección, qué cruces te van a hacer seguir manteniendo el liderazgo y los resultados, los recursos necesarios (personal, instalaciones, alimentación…). Si genéticamente los animales son buenos, tiene que ser imprescindible usar recursos que ayuden a estimular dicho potencial. Hoy en día todo se basa en una buena gestión y, especialmente en el mundo del caballo, una dedicación casi diaria y nocturna y hacer las cosas bien.

  • Habiendo tocado, como quien dice, el cielo en vuestro sector… ¿Qué objetivos tenéis en mente de cara al futuro?

Creo que, lo importante no es llegar a tocar el cielo, lo importante es quedarse a vivir en él (ríe). Muchas ganaderías llegan a lo más alto, pero cada día, la competencia es más voraz. Todos desean bajarte del taburete para subirse ellos. Por eso, en mi caso y de cara al día de mañana, mi objetivo es poder transmitir y entregar todo esto a mis hijos o al familiar que venga a hacerse cargo de la ganadería y, si eso ocurre, hacerlo en las mejores condiciones posibles. Me encantaría que todo siguiera como a día de hoy, donde somos punta de lanza en un sector y referentes claros a nivel mundial en la cría del caballo de pura raza española.

¿Quieres recibir información de este tipo de manera periódica?

Suscríbete a nuestra newsletter:

Artículos relacionados

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios