Pasión… también por la ganadería

Rendimiento y productividad lechera gracias a la digestibilidad.

Nuestra vocación es crear semillas que nos permitan dar respuesta, tanto a las necesidades de los agricultores, como a los retos alimenticios del futuro. Cuando hablamos de semillas, inevitablemente, pensamos en agricultores, pero no podemos olvidarnos de otro importante actor de nuestro sector: los ganaderos.

Aparte de las labores propias de la granja, su actividad tiene también un fuerte componente agrícola, ya que las praderas y el silo de maíz son los componentes principales en la alimentación del ganado y, por lo tanto, su cultivo es primordial. Como veremos, la calidad del alimento ejerce una enorme influencia en el rendimiento de los animales, clave para lograr una óptima calidad del producto y sanidad del bovino.

Termina el verano y hacemos una escapada por tierras vascas. Destino: Legutiano, en la provincia de Álava, un bonito municipio enclavado entre embalses. Objetivo: visita a la ganadería Etxalde.

 

 

Etxalde utiliza semillas de Maíz LG desde hace ya muchos años. Dos de los objetivos de nuestra visita son: descubrir los retos a los que se enfrentan hoy en día los ganaderos y conocer, de primera mano, el papel que desempeña la semilla en su negocio. Con 250 cabezas y unos 11.000 litros por vaca y año, Etxalde es una de las mayores explotaciones del País Vasco en producción lechera.

Al llegar, nos recibe Rober, uno de los socios. Se toma su tiempo para enseñarnos las instalaciones, explicarnos en qué consiste su actividad diaria, y contarnos las dificultades y desafíos a los que se enfrentan las explotaciones ganaderas hoy en día. Es claro, “los precios son los que son, no podemos luchar contra esto, pero lo que sí está en nuestras manos es optimizar los recursos para producir más, y con mejor calidad”.

Una de las claves en esta optimización es el aumento del rendimiento de las vacas, y esto solo es posible mediante dos vías: la genética y la alimentación.

Rober es un apasionado de la genética, lleva a cabo sus propios estudios en la granja, comprobando el papel que la herencia genética desempeña en la productividad de los animales. Conoce cada una de las vacas, su codificación, sus progenitores, el número de partos, su rendimiento en litros/día, su calidad, … Y aunque a nosotros nos parecen todas iguales, él las reconoce todas, “pero solo cuando las veo por detrás”, nos dice.

Aparte de la genética, la ración es otra de las claves para obtener un rendimiento lechero óptimo. Nos habla de la figura del nutrólogo, y de la importancia que tiene elaborar unas dietas óptimas, basadas en un forraje lo más digestible posible. Y ahí es donde descubrimos su faceta como agricultor.

Al igual que con la genética, Rober también ha llevado a cabo sus investigaciones en cuanto a maíz y forraje se refiere. Cuenta con 150 hectáreas de cultivo (más de un tercio con maíz) en los alrededores de la granja, donde lleva años probando diferentes variedades, y comprobando cómo afecta ello en la productividad y calidad lechera de las vacas.

Su conclusión es clara: cuanto más digestible es el alimento, más leche produce la vaca.

Y es por esta razón que ha depositado su confianza en el maíz de LG, y más concretamente, en las variedades para ensilado con el label LGNA.

 

 

Se oye un motor a lo lejos… es el camión de Kaiku que viene a hacer su recogida diaria. La actividad en la granja no para, 24 horas al día, 365 días al año. Nuestra visita va tocando a su fin, pero no sin antes pasar por su “cantera”, la nave donde se encuentran las terneras más pequeñas.

Lo que vemos no es otra cosa que pasión: pasión por su trabajo y pasión por sus animales.

 

Nos vamos de Etxalde con cierto orgullo, con la satisfacción de ver que nuestro trabajo, nuestra dedicación y esfuerzo en materia de investigación, da resultados. Gracias a la obtención de variedades cada vez más digestibles, ganaderías como Etxalde logran mejores rendimientos en su explotación, y nosotros, como consumidores, leche de excelente calidad, producida en proximidad, en un entorno idóneo para el mejor bienestar animal.

 

¿Quieres recibir información de este tipo de manera periódica?

Suscríbete a nuestra newsletter:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios