Colza / Plagas y enfermedades / Novedades

Trampa amarilla para el cultivo de colza

Trampa amarilla para el cultivo de colza

La trampa amarilla es el método imprescindible para detectar la llegada de plagas en el cultivo de colza.

¿Qué es la trampa amarilla?

Entre todas las trampas que se han ido probando en el cultivo de colza, la trampa amarilla ha resultado ser la más efectiva y fiable para la detección de plagas, principalmente la del gorgojo. Desarrollada a principios de los años 50 en Alemania, permite a los agricultores detectar de manera precoz el gorgojo en el campo, imprescindible para impedir que puedan realizar la puesta y evitar daños. 

Descripción de las trampas

Estas consistirán en un recipiente de color amarillo con una solución jabonosa (habitualmente agua con unas gotas de detergente tipo lavavajillas). La trampa contra el gorgojo será la misma en el caso del gorgojo de tallo y de silicuas, y el tratamiento también será el mismo.

Altura de la trampa

Los escarabajos, gorgojos y otras plagas perjudiciales para la colza son atraídos por el color amarillo. Es por ello por lo que, para ser efectivo, el cuenco debe permanecer claramente visible y por encima de la vegetación. Conforme transcurra la campaña, habrá que levantarlo para que el fondo de la trampa se mantenga a la altura del cultivo.

Posicionamiento de trampas en la parcela

El tazón deberá ubicarse a 10 metros del borde de la parcela. Desde Semillas LG hemos observado que, cuando la trampa estaba demasiado cerca del borde, las capturas son más bajas. Además, y solo si fuera posible, se intentará que linde con una parcela donde el año anterior se hubiera sembrado colza.

Mantenimiento de trampas y frecuencia de inspección

  1. El recipiente o cuenco deberá rellenarse con un litro de agua y unas gotas de lavavajillas inoloro. Este producto evitará que los insectos floten.
  2. Las trampas se deberán revisar al menos una vez a la semana. Los insectos se filtrarán con un colador y se dejarán secar para identificarlos más fácilmente.
  3. Regularmente se reemplazará el agua y limpiaremos el fondo del recipiente para que siga siendo atractivo y elevaremos la trampa a la altura de la vegetación conforme esta crezca.

Consejo: Para facilitar el mantenimiento puedes dejar una garrafa de agua con unas gotas de solución jabonosa cerca en la parcela.

Interpretación de resultados del muestreo

Debemos ser conscientes de que el número de capturas no está directamente relacionado con el número de insectos realmente presentes en la parcela y, menos aún, con el daño potencial que pueden ocasionar a nuestro cultivo. Si lo estarán con las condiciones climáticas (temperatura, viento, sol…). Cuando estas son favorables, los insectos se mueven más y, por lo tanto, más quedarán atrapados. Por lo tanto, la interpretación de los resultados de captura será cualitativa. Las trampas colocadas sobre la vegetación son especialmente efectivas cuando los insectos llegan a las parcelas, es decir, permiten detectar los vuelos de las plagas en el inicio de la entrada. Una vez los insectos están bien asentados en el cultivo, ya no serán atrapados. 

Posteriormente, y una vez capturados los insectos se observará las plantas y se valorará la decisión de si intervenir o no. 

 

FUENTE: TERRES INOVIA

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Área privada

CONSULTA NUESTROS APUNTES TÉCNICOS

Resuelve tus dudas agronómicas con nuestros Apuntes Técnicos.
En ellos encontrarás información de calidad sobre las diferentes etapas y problemáticas de los cultivos.
Apuntes técnicos