TRATAMIENTO FUNGICIDA EN EL CEREAL

Publicado: 19/04/2021

Detectar e identificar a tiempo una enfermedad es esencial para poder combatirla con garantías.

Es, a la salida del invierno, y con el aumento de las lluvias, las horas de luz y las temperaturas, cuando muchas de las principales enfermedades de los cereales comienzan a propagarse de forma notoria entre los cultivos.

Para conseguir terminar la campaña con una buena cosecha es importante estar al tanto de la aparición de éstas, identificar el momento oportuno para intervenir y proceder al tratamiento del cultivo con un fungicida. Si la presión de enfermedades es fuerte, y/o la variedad no posee el suficiente nivel de tolerancia para estas condiciones, el beneficio que obtendremos con este tratamiento cubrirá, con creces, su coste.

ENFERMEDADES MAS FRECUENTES OBSERVADAS ESTE AÑO

En un anterior blog ya informábamos de la identificación de focos precoces de Roya Amarilla en diferentes zonas de la geografía cerealista española. Además, hemos podido identificar ataques significativos de Septoria y Oídio en trigos, así como de Helminthosporium en cebadas. Por el momento, solo hemos visto algún foco de Roya Parda en Andalucía, pero seguro que aparecerá en el centro y norte peninsular cuando suban las temperaturas.

CÓMO IDENTIFICAR ESTAS ENFERMEDADES

Las lesiones y cuerpos fructíferos (formaciones generadoras de esporas que producen las reinfecciones sucesivas) son características de cada una de estas enfermedades. Aquí mostramos algunas fotografías:

 

OIDIO

RHYNCHOSPORIUM

SEPTORIA

HELMINTHOSPORIUM 

 

Consultar Apuntes Técnicos ENFERMEDADES y PLAGAS del CEREAL aquí o utilizar la APP LG DIAGNOSTIC

CÓMO DETERMINAR EL MOMENTO DE LA INTERVENCIÓN

Todas estas enfermedades tienen en común la dinámica de propagación de la enfermedad en el cultivo a lo largo su ciclo. De tal manera que, para que la enfermedad tenga la suficiente entidad como para ser tratada, la infección primaria se tiene que haber producido pronto en la campaña, a partir de inóculo presente en la parcela (residuos de cultivos anteriores, rebrotes, adventicias…) o por inoculo que ha venido de fuera de la parcela. Pasa más o menos inadvertida en hojas basales y, a lo largo de la campaña, va colonizando las hojas superiores, bien sea por el rozamiento entre hoja, por el aire o por las salpicaduras de las gotas de lluvia o riego por aspersión al chocar con la vegetación.

Teniendo en cuenta que el llenado de los granos de cereal se realiza, principalmente, a partir de la fotosíntesis de las dos hojas superiores y la espiga, el objetivo de la protección fungicida, en caso de ser necesaria, es preservar al 100% la capacidad fotosintética de estas dos últimas hojas.

Siendo el objetivo mantener verdes estas dos últimas hojas H1 y H2, se recomienda realizar un tratamiento fungicida cuando la enfermedad alcance alguna de estas dos últimas hojas. Para ello, se debe inspeccionar en varios puntos de la parcela y realizar el tratamiento cuando en un 25% de las plantas observadas se encuentre alguna lesión de la enfermedad en una de estas dos hojas. El muestreo realizado se deberá hacer en diagonal o zigzag por toda la parcela y sólo será válido para dicha parcela.

Dado que la persistencia de los diferentes productos fungicidas disponibles en el mercado es de entre 3 y 5 semanas, dependiendo del producto y de las condiciones climáticas, esperando a este momento para tratar tenemos muchas posibilidades de llegar al final del ciclo con una única aplicación fungicida. En cualquier caso, se recomienda seguir vigilando el cultivo después su tratamiento, especialmente tras las tormentas o riegos ya que, en el caso de que la enfermedad se reactive de nuevo, habría que volver a realizar un tratamiento fungicida, salvo en el caso de que el cultivo ya haya entrado en maduración (pedúnculo de las espigas ya amarillo).

Por favor, en caso de realizar un tratamiento, recuerda que es importante seguir las recomendaciones de aplicación de tu proveedor autorizado de productos fitosanitarios y actuar rápido. Utiliza únicamente productos autorizados e inscritos en el Registro Oficial de Productos Fitosanitarios.

Si tienes cualquier duda al respecto, puedes ponerte en contacto con nosotros a través de este formulario:

¿Quieres recibir esta información de manera periódica?

Suscríbete a nuestra newsletter

OTROS ARTÍCULOS RELACIONADOS

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios